La paradoja de la contradicción

9 10 2008

La vida parece estar llena de contradicciones, cuando uno se esfuerza por mantener algo hermoso cerca en la vida propia, lo que uno hace parece causar un efecto contrario, es como aquello de que cuando uno busca algo no lo encuentra por ninguna parte y cuando uno busca luego otra cosa después… finalmente se encuentra aquello que para entonces ya no se necesita.

Mi caso: hace algún tiempo conoci a alguien especial, yo ya estába casado, con dos hijos y una vida hecha, ella, con menos años que yo y con varios pretendientes. Su cercania era suficiente para hacerme feliz, estar a su lado, junto a ella, asi que me esforce por mantener una buena amistad con ese ángel luminoso, conciente de que cualquier cosa más allá era improbable… pero bajo otras circunstancia y gracias a otro u otras personas, después de varios meses todo termino.

Hay un par de canciones que describen maravillosamente esta situación, la primera de Ricardo Arjona, El problema, de como uno quisiera deshacerse de aquello que lo atormenta, algo que jamás ha tenido…

Y la otra de Howard Jones, No One Is To Blame, muy de vez en cuando uno quiere a alguien, y ese alguien lo quiere a uno pero nadie se atreve a nada, de eso estan hechos los amores platonicos.

El problema – Ricardo Arjona

El problema no fue hallarte
El problema es olvidarte
El problema no es tu ausencia
El problema es que te espero
El problema no es problema
El problema es que me duele
El problema no es que mientas
El problema es que te creo

El problema no es que juegues
El problema es que es conmigo
Si me gustaste por ser libre
Quien soy yo para cambiarte
Si me quedé queriendo solo
Como hacer para obligarte
El problema no es quererte
Es que tu no sientas lo mismo

Y como deshacerme de ti si no te tengo
Como alejarme de ti si estas tan lejos
Como encontrarle una pestaña a lo que nunca tuvo ojos
Como encontrarle plataformas a lo que siempre fue un barranco
Como encontrar en la alacena los besos que no me diste
Y como deshacerme de ti si no te tengo
Como alejarme de ti si estas tan lejos
Y es que el problema no es cambiarte
El problema es que no quiero

El problema no es que duela
El problema es que me gusta
El problema no es el daño
El problema son las huellas
El problema no es lo que haces
El problema es que lo olvido
El problema no es que digas
El problema es lo que callas

Y como deshacerme de ti si no te tengo
Como alejarme de ti si estas tan lejos
El problema no fue hallarte
El problema es olvidarte
El problema no es que mientas
El problema es que te creo
El problema no es cambiarte
El problema es que no quiero
El problema no es quererte
Es que tu no sientas lo mismo
El problema no es que juegues
El problema es que es conmigo

No one is to blame – Howard Jones

You can look at the menu but you just cant eat
You can feel the cushions but you cant have a seat
You can dip your foot in the pool but you cant have a swim
You can feel the punishment but you cant commit the sin

And you want her and she wants you
We want everyone
And you want her and she wants you
No one, no one, no one ever is to blame

You can build a mansion but you just can’t live in it
You’re the fastest runner but you’re not allowed to win
Some break the rules
And live to count the cost
The insecurity is the thing that won’t get lost

And you want her and she wants you
We want everyone
And you want her and she wants you
No one, no one, no one ever is to blame

You can see the summit but you can’t reach it
Its the last piece of the puzzle but you just can’t make it fit
Doctor says youre cured but you still feel the pain
Aspirations in the clouds but your hopes go down the drain

And you want her and she wants you
We want everyone
And you want her and she wants you
No one, no one, no one ever is to blame
No one ever is to blame
No one ever is to blame

Traducción:

Puedes ver el menú, pero simplemente no puedes comer
Puedes sentir la cojines, pero no puedes tener un asiento
Puedes meter un pie en la piscina, pero no puedes nadar
Puedes sentir el castigo, pero no puedes cometer el pecado

Y la quieres y ella te quiere
Todos queremos
Y la quieres y ella te quiere
Nadie, nadie, nadie tiene la culpa

Puedes construir una mansión, pero no puedes vivir en ella
Eres el corredor más rápido pero no tienes permitido ganar
Algunos rompen las reglas
Y viven para contar el costo
La inseguridad es una cosa que no se perderá

Y la quieres y ella te quiere
Todos queremos
Y la quieres y ella te quiere
Nadie, nadie, nadie tiene la culpa

Puedes ver la cumbre, pero no puedes llegar
Es la última pieza del rompecabezas, pero sencillamente no puedes hacer que encaje
El doctor dice que estás curado, pero tú todavía sientes el dolor
Aspiraciones hasta las nubes, pero tus esperanzas van por el desagüe

Y la quieres y ella te quiere
Todos queremos
Y la quieres y ella te quiere
Nadie, nadie, nadie tiene la culpa
Nadie tiene la culpa
Nadie tiene la culpa





María Gabriela Epumer

1 08 2008

De continuar en nuestra misma dimensión habria cumplido un año más este 1 de agosto, pero ahora se encuentra en otro plano existencial.

María Gabriela Epumer, A1, Chipi Chipi, Miss Say No More, Señorita Corazón, Mapu, entre sus canciones preferidas contaba “Del ’63” de Fito Páez, ambos nacierón el mismo año, él en Rosario y ella en Buenos Aires, decendiente de ancestros mapuches, estudió piano y danza clásica, a  los diez años comenzó a estudiar guitarra.

Su abuelo Juan Epumer fue guitarrista del cantante de tangos Agustín Magaldi, su hermano Lito Epumer integró Spinetta Jade, luego formó Madre Atómica junto al Mono Fontana y Pedro Aznar y aún continua con una carrera solista, su tía Celeste Carballo es una de las pocas cantantes argentinas de gran renombre.

A los 16 años se integró la banda de María Rosa Yorio (quien fuera esposa de Charly Garcia), grabando el disco Con los ojos cerrados y tocando en sus shows en vivo; en 1982 formó Rouge, primer banda Argentina de rock integrada por mujeres, tocaban covers en inglés de música de los 60’s, María Gabriela se encargaba de la guitarra y Andrea Álvarez de la percusión, posteriormente, reemplazando a la anterior bajista ingresó por sugerencia de María Gabriela una amiga con la que solia tocar a los 13 años, Claudia Sinesi; esta alineación más Claudia Ruffinatti, quien originalmente integraria Rouge, y Mavy Díaz, conformarian Viuda e Hijas de Roque Enroll, una banda que se convirtió en un hito de la historia del rock argentino (formalmente la primer banda argentina de rock integrada por mujeres con un enorme exito), causando una gran conmoción entre 1983 y 1988; en el 89 forma con Claudia Sinesi Maleta de Loca después de disolver a Las Viudas un año antes, el proyecto no tracendió más alla de la edición de un LP del mismo nombre, debido a la situación economica que para 1993 se ponía peor; María Gabriela formó Las Chicas junto Floppy Bernaudo, su prima, Laura Casarino, ambas ex-integrantes de Los Twist, Laura Gómez Palma, bajista de Man Ray y Marcela Chediack.

Durante todos esos años participó con autenticos grandes entre ellos Fito Páez, Luis Alberto Spinetta… sólo faltaba el gran genio.

En una presentación con Las Chicas Charly García felicitó a María Gabriela, él era amigo de Laura Casarino, aquel encuentro sirvió para que ella pasará a ser la guitarrista de Charly, cuenta Epumer que: “después del show, nos vino a saludar al camarín y nos quedamos hablando. Me dijo que tenia una gira, pero que no quería probar guitarrista porque estaba harto de eso e iba a ir sin guitarrista. Y yo que soy re tímida, no se como le dije: “pero llévame a mi”, cargándolo, tipo una broma. Y entonces me miro y me dijo: “que, ¿vos te animas?”. Y yo le conteste: “obvio que si”. Me hice mas la canchera, pero desde la timidez que tenia. Y, me dijo: “bueno déjame pensarlo”… Entonces a la semana (por intermedio de Laura, que era la cantante de Las Chicas y amiga de Charly), consiguió mi teléfono. Fui a la sala de ensayo y, desde ahí empezamos a tocar”. Cuando María Gabriela tenía apenas nueve años conoció a Charly: “Yo seguía mucho a Madre Atómica, que era el grupo que tenían mi hermano, el Mono Fontana y Pedro Aznar. En uno de esos recitales, cuando Madre Atómica tocó junto a Sui Generis, fue la primera vez que lo vi a Charly. Recuerdo que después de la prueba de sonido, él iba caminando por el borde del escenario, pisa mal y se cae. Y a mí me quedó grabado. ‘¿Quién es este tipo alto, de pelo largo, tan despistado?’, me preguntaba”. Entre 1994 y 1995, grabó con Charly García La hija de la lágrima, Cassandra Lange y Hello, un show unplugged.

Ese año conoció a Robert Fripp, guitarrista de King Crimson, y tomó con él un seminario que incluyó varias presentaciones por la Argentina, con Los Gauchos Alemanes y al concluir la gira en Buenos Aires, Fripp subió al escenario para compartir el show de cierre; también participó produciendo, componiendo, tocando y cantando en el proyecto Montecarlo Jazz Ensamble junto a Fernando Samalea y más de cincuenta músicos argentinos de diferentes estilos, quienes grabarón dos álbumes con el mismo nombre a beneficio de la Comunidad Aborigen Argentina; a finales del 95 se reunierón nuevamente Viuda e Hijas de Roque en Roll con un gran éxito, tocaron en The Roxy y grabaron un disco en vivo.

Formó A1 (un sobrenombre con el que Charly solia llamarla), los integrantes del grupo eran Matías Mango en los teclados, Miguel Bassi en el bajo y Demián Cantilo en la batería, al año siguiente, entre abril y julio de 1997, con el apoyo de un sello independiente graban Señorita Corazón producido por Tweety González, y como músico invitado, Eric Schermerhorn, guitarrista de The The, Iggy Pop y Tin Machine, grupo en el que paso una temporada de su carrera David Bowie a principio de los 90’s.

Tras realizar varias presentaciones con su proyecto culmina con una destacada actuación en el concierto Buenos Aires Vivo III, organizado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, ante unas 30.000 personas.

En 1999 comienza las preproducción de Perfume, ya no como A1, ahora como María Gabriela Epumer, grabado entre agosto y noviembre, este estupendo CD vió la luz ya en el año 2000 y conto con la colaboración de Fito Páez en Espero que el sol salga, Robert Fripp en Introducción (previa a Quiero estar entre tus cosas) y Charly García en Ah! te vi entre las luces, además de mucha gente más. Su grupo base para la realización del disco como para los conciertos era Chistian Basso en el bajo, Fernando Kabusacki en la guitarra y Martín Millán en la batería. Las presentaciones para promover este trabajo incluyeron una en el Luna Park abriendoles a Blur y otra más compartiendo ecenario con Sonic Youth y Seann Lennon en el Club Hipico de Buenos Aires.

En el 2001 participó en el Festival Femina Rock que reunio a grandes y talentosas mujeres como Amaral de España, Aterciopelados de Colombia, Julieta Venegas de México y María Gabriela Epumer de Argentina, por supuesto, en una gira por varios paises.

En noviembre del 2001 editó Pocketpop, un mini CD que incluia dos temas, Día de amor y Despacio, más un juego interactivo donde el principal personaje es Mapu. Este EP venia dentro de una lata de betún, un objeto de colección dificil de conseguir hoy en día.

Toda esta trayectoria en plan de solista no le impidio continuar a lado de Charly García como integrante de su grupo, en el 96 participó notablemente en el extraordinario Say no more, continuo con El Aguante del 98, después en el CD que recoge la esencia del concierto gratuito que Charly Garcia dió en Puerto Madero, Demasiado ego, grabado en vivo el 29 de febrero de 1999 en el festival de rock Buenos Aires Vivo 3 ante unas 250.000 personas, luego el magnifico Sinfonía para Adolescentes del 2000 con el dueto García-Mestre: Sui Generis y su consecuencia logica, Si del 2001, con los shows de Boca y Parque Sarmiento en Argentina, hasta llegar al Influencia del 2002 de Charly.

En enero del 2003 sale The Compilady, una recopilación de sus anteriores trabajos que incluye nuevas versiones, remixes, versiones en vivo y seis videos.

El 30 de junio de ese año en el Hospital Francés de Buenos Aires encuentra la muerte. Tenía 39 años. Las causas de su deceso no son del todo aclaradas, los médicos que la atendieron dijeron que llegó al hospital con un paro cardiorrespiratorio y pese a realizarle tareas de reanimación, su corazón no respondió. Su muerte fue calificada como “dudosa”. Según se supo, Epumer habría sufrido problemas respiratorios en los últimos días, llegó de una gira por la provincia de La Pampa y Mar del Plata con ese cuadro de salud, fue a hacerse ver y murió.

 Los restos de María Gabriela Epumer fueron inhumados dos días despues en el Cementerio de la Chacarita y depositados en el Panteón de Sadaic en el cementerio de la Capital Federal, luego de haber sido velados en la casa mortuoria de Acevedo al 1100.

En el 2006 Sony-BMG edita un compilado llamado Homenaje a María Gabriela Epumer, ironicamente es el único material no independiente de su carrera, tal vez si las transnacionales se hubieran fijado en ella en vida, seguramente habria mucho más música de María Gabriela Epumer girando por el mundo. De cualquier forma, lo que nos dejó ha sido suficiente para que no podamos olvidarnos de ella… y para que aquellos que no la conocen aún, la descubran y se enamoren de sus canciones y de su voz.