Un tal San Valentín

14 02 2009

mala_suerte

Ayer viernes 13 y hoy día del amor y la amistad, para algunos ambos días son lo mismo, sinonimo de mala surte, para otros son lo radicalmente opuesto, el mejor día para expresar sus sentimientos… y para otros tantos es un día comun y corriente sin importancia.

¿Pero cual es el origen del día de San Valentín?, según muchos de los sitios en la red así comenzo la leyenda.

La leyenda del día de San Valentín comienza en el siglo tercero con un tirano emperador romano y un humilde mártir cristiano. El emperador era Claudio III. El cristiano era Valentino.

Claudio había ordenado a todos los cristianos adorar a doce dioses, y había declarado que asociarse con cristianos era un crimen castigado con la pena de muerte. Valentino se había dedicado a los ideales de Cristo y ni siquiera las amenazas de muerte le detenían de practicar sus creencias.

Valentino fué arrestado y enviado a prisión. Durante las últimas semanas de su vida, algo impresionante sucedió. El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentino.

Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven preciosa y de mente ágil. Valentino le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios. Ella vió el mundo a través de los ojos de Valentino, confió en su sabiduría y encontró apoyo en su tranquila fortaleza.

“¿Valentino, es verdad que Dios escucha nuestras oraciones?” Julia le preguntó un día. “Si, mi niña. El escucha todas y cada una de nuestra oraciones,” le respondió Valentino.

“¿Sabes lo que le pido a Dios cada noche y cada mañana? Yo rezo porque pueda ver. Tengo grandes deseos de ver todo lo que me has contado!”

Valentino le contestó,

“Dios siempre hace lo mejor para nosotros, si creemos en El.” “Oh, Valentino, yo si creo en Dios”, dijo Julia con mucha intensidad. “Yo creo.”

Ella se arrodilló y apretó la mano de Valentino. Se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó, “Valentino, puedo ver, puedo ver!” “Gloria a Dios!” exclamó Valentino.

En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó “De Tu Valentino”. Valentino fué ejecutado el día siguiente, el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentino para honrar su memoria.

Fué enterrado en la que es hoy la Iglesia de Praxedes en Roma. Cuenta la leyenda que Julia plantó un Almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos. En cada 14 de febrero, el día de San Valentín, mensajes de afecto, amor y devoción son intercambiados alrededor del mundo.

Anuncios




Mitología Navideña

3 01 2009

feliz-navidad

Aunque a estas alturas la navidad esta más fuera que aún dentro de nuestras vidas, empezando este 2009, y a unos cuantos días de la llegada de los Reyes Magos, esta es una pequeña reseña de la mitología navideña:

Navidad

La palabra para Navidad en el antiguo inglés tardío es Cristes Maesse, la Misa de Cristo, hallada por primera vez en 1038, y Cristes-messe en 1131. En holandés se dice Kerst-misse, en latín Dies Natalis, de donde se deriva la palabra francesa Noël, e Il natale en italiano; en alemán Weihnachtsfest, de previo a la Sagrada Vigilia. El término Yule (Navidad) es de origen incierto. El nombre en anglosajón era geol, fiesta: geola, nombre de un mes (el islandés iol, una fiesta en diciembre).

La Navidad no figuraba entre las primeras fiestas celebradas antiguamente por la Iglesia. Ireneo y Tertuliano la omiten en su lista de fiestas; Orígenes, teniendo en cuenta quizá la deshonrosa Natalitia imperial, afirma que, en la Sagrada Escritura sólo los pecadores, nunca los santos, celebraban la fecha de su nacimiento; Arnobio incluso ridiculiza el “cumpleaños” de los dioses.

La conocida fiesta solar del Natalis Invicti, celebrada el 25 de diciembre, ejerció una fuerte influencia sobre nuestra fecha Navideña. Para conocer la historia del culto solar, su importancia en el Imperio romano, y su sincretismo con el Mitraísmo, véase la obra de Cumont “Textes et Monuments”, en la que ha recogido datos sobre esta fiesta, la cual llegó a su punto máximo de popularidad bajo Aureliano, el 274. Filippo del Torre, en 1700, advirtió su importancia; habría que subrayar que, como ya se ha dicho, sin la adición en el Calendario de Filocalo. Nos sería imposible aquí, el poder perfilar la historia e idioma del simbolismo solar aplicado a Dios, el Mesías y a Cristo, tanto en los canónicos judíos o cristianos, en la patrística, o obras de devoción. Los himnos y oficios de Navidad abundan en esto; Cumont ha delineado bien los textos.

Debemos considerar aquí, que incluso al “bautizar” de manera deliberada y legítima una fiesta pagana, no tuvo otro significado que el de la necesidad de transferir la supuesta fecha. El “nacimiento en la montaña” de Mitra y el de Cristo en una “gruta” no tienen nada en común: la adoración de Mitra por los pastores fue tomada prestada de las fuentes cristianas, y no viceversa.

Estando el origen de esta fiesta en Oriente o Occidente, y a pesar de la abundancia de fiestas análogas celebrando el solsticio de invierno, éstas pueden haber ayudado, aunque de manera imprecisa, en la elección de la fecha de diciembre, de la misma manera que cuando se fijó la fecha del Natalis Invicti en el solsticio de invierno, aparte de la adaptación deliberada o de curiosos cálculos, para fijar en ese mismo día la fiesta cristiana.

Al fijar esta fecha, quedaron también fijadas la de la Circuncisión y de la Presentación; la de la Expectación y, quizás, la de la Anunciación de la Santísima Virgen María; también la del Nacimiento y Concepción del Bautista. Hasta el siglo décimo la Navidad era considerada, en los documentos pontificios, el inicio del año eclesiástico.

Santa Claus

Papá Noel o San Nicolás es un personaje inspirado en un sacerdote cristiano llamado Nicolás de Bari, que vivió en el siglo IV, en Anatolia (Turquía). Muy venerado en la Edad Media, sus reliquias se conservan en la Basílica deBari, Italia.

Cuenta la historia que en su juventud la peste mató a muchos de los pobladores de su ciudad, incluidos sus propios padres y que Nicolás repartió sus bienes (provenía de una familia acomodada) entre los necesitados.

Asociado a su persona nos encontramos con relatos de milagros en vínculo con la gente humilde. Finalmente, a su muerte, hacia el 6 de diciembre del año 345), fue convertido en santo patrón de Grecia, Turquía y Rusia. Los holandeses le tomaron particular cariño y lo llamaron en su lengua Sinter Klaas (San Nicolás), cuya festividad se celebra en Holanda entre el 5 y el 6 de diciembre y con este nombre pasó a América, más específicamente a Nueva Ámsterdam, que luego los ingleses rebautizaron como Nueva York.

En el año 1809, Washington Irving, famoso escritor escribió una sátira que denominó “Una Historia de Nueva York” (“Knickerbocker’s History of New York”) en la que pronuncia de muy mala manera al santo holandés, Sinterklaas, en su versión inglesa de “Santa Claus”. San Nicolás, deja de vestir sus atributos como obispo y pasa a ser un hombre mayor, grueso, generoso y sonriente, que usaba sombrero de alas, calzón y pipa holandesa.

En 1863 Santa Claus se volvió el personaje obeso, barbudo y bonachón conocido actualmente gracias a la labor del dibujante sueco Thomas Nast quien produjo estas representaciones para la revista “Harper’s Weekly”: Papa Noel aparece con su vestimenta roja, botas y gorra.

Finalmente, en el año 1931 la compañía de refrescos Coca-Cola encarga al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus de forma de hacerla mas creíble (y más comercializable), este es el último Papa Noel y es el conocido hoy día por todos nosotros.

La Señora Claus

El origen de la Señora Claus se remonta a 1889, en el poema “Goody Santa Claus en un Sleigh Ride” del poeta Katherine Lee Bates, en el cual crea una esposa para Santa, llamada la señora Claus.

En muchas de las versiones actuales de la leyenda, la señora Claus vive con su marido e igualmente se ocupa de supervisar el trabajo de los Duendes navideños; además de realizar actividades del hogar y de disfrutar de la panadería.

Ella es generalmente representada como una mujer de avanzada edad, rellenita, con el pelo blanco y estilo de peinado en un rodete, un vestido rojo, blanco delantal, y (en algunas representaciones) lentes. Sin embargo cabe señalar que en los medios de comunicación modernos, principalmente en campañas publicitarias, la señora Claus asume igualmente una más atractiva apariencia; más joven, delgada y usando un tanto revelador traje.

En la tradición popular igualmente existe la leyenda urbana de que su nombre de soltera era Mary Christmas, (el cual es un obvio juego de palabras en inglés, relacionado con la frase Merry Christmas; que significa Feliz Navidad

Se ha dicho que era estéril y Papa Noel, ante el vacío de los hijos, regala juguetes y siente debilidad por los niños.

Los Tres Reyes Magos

También conocidos como los Magos de Oriente, son personajes procedentes de la cultura popular cristiana. En la actualidad la religiosidad popular les ha asignado en algunos países una función, la cual es principalmente la de permitir afirmar a los niños que están siendo vigilados en su comportamiento por estos seres y que dependiendo del mismo, los magos les traerán regalos una vez al año, en la fiesta de la Epifanía.

Melchor (soberano persa), Gaspar (rey de la India) y Baltasar (jeque de Arabia), fueron “interpretados” por el ecumenismo de la Edad Media, como Melchor (europeo: a caballo), Gaspar (asiático: sobre un camello) y Baltasar (africano: a lomo de elefante) con el propósito de que”cada rey representara a una parte de la Tierra hasta entonces conocida”.

Rodolfo el Reno

es un reno en el mundo ficticio de Santa Claus y de los cuentos navideños New Yorquinos. Es de todos los 9 renos, el más joven en unirse en el trineo de Santa, portando una nariz roja muy colorida para iluminar el camino.

Robert May, en 1939, dibujó por primera vez al reno Rodolfo para un anuncio publicitario y en 1949, Johny Marks creó la canción Rodolfo, el “Reno de la roja nariz”.Desde entonces los renos han precedido el carruaje de Papá Noel.

Una noche de diciembre en Chicago, una pequeña niña saltó al regazo de su papá y le hizo una pregunta. Una pregunta muy simple, con su curiosidad de niña, pero que tuvo gran efecto en el corazón de Robert May, su padre.

-Papa- dijo la pequeña Bárbara de 4 años – Porque mi mamá no puede ser como las otras mamás?-

La mamá de la pequeña, se encontraba muy enferma de cáncer y todo el dinero que Bobo ganaba lo usaban para los medicamentos y tratamientos.

La tristeza de Bob al escuchar la pregunta de su hija era muy grande, las vidas de los adultos suelen ser complicadas y se complican aún más con la inocencia de los niños, entonces, buscando una respuesta que quitara esa carga de su pequeña hija comenzó a inventar una historia tratando de responder.

Aunque no lo supo en ese momento, Bob dió a su hija la respuesta que traería un milagro a su vida.

Esa noche fría de Diciembre, Bob abrazó a su pequeña hija y comenzó a contarle un cuento.

Hace mucho tiempo, había un reno llamado Rudolph (Rudolf), el unico reno en el mundo que tenía una gran nariz roja. Naturalmente la gente le llamaba “Rodolfo, el reno de la nariz roja”…

Noche tras noche Bob trabajó en los versos porque quería que su hija tuviera un regalo valioso, lo poco que él pudiera hacer no era suficiente, ya que no tenía dinero para comprarle nada.

Una noche, mientras Bob daba los toques finales al poema de Rudolph, la tragedia entró a su casa, Evelyn,su esposa se puso más grave e irremediablemente murió.

Cuando Barbara lo recibió se emocionó tanto que lloró de alegría sosteniendo con gusto el hermoso regalo que su padre le había hecho con sus propias manos, su regalo de Navidad.

Bob fue invitado a la fiesta de celebración de navidad de los empleados, él no tenía ánimos para ir pero sus jefes le insistieron. Cuando Bob aceptó, llevó con él su poema de Rudolph y en la fiesta lo leyó a los invitados.

Al principio la muchedumbre ruidosa lo escuchó entre risas y comentarios burlones, pero luego se quedaron callados y al final rompieron en un aplauso espontáneo. Eso fue en 1938.

Por la navidad de 1947, cerca de 6 millones de copias del libro habían sido regaladas o vendidas, haciendo de Rudolph uno de los libros más distribuidos en el mundo.

Árbol de Navidad

Muchos pueblos les rendían culto a un puñado de árboles considerados sagrados por distintos motivos, cuando llegaba diciembre los hogares del norte de Europa se adornaban con arbolitos para darle la bienvenida a Hertha, diosa del hogar.

El origen del arbolito de navidad, por tanto, se encuentra en la mayoría de los cultos de la Europa antigua, principalmente germanos y también en Grecia. Era en los lugares de grandes arboledas que los antiguos germanos construían sus templos. Lo mismo sucedía en la antigua Galia (Francia) donde la encina era considerada un árbol sagrado sobre el que los Druidas, sacerdotes, juntaban el muerdago.

En la mayoría de estas creencias los árboles aparecen como morada de de los dioses, especialmente de las dríadas, ninfas protectoras de los bosques. El más común, desde Grecia hasta Noruega era el roble (los antiguos griegos solían celebrar sus compromisos más importantes bajo la sombra de un roble, árbol sagrado que era considerado representante del dios Zeus: de ahí proviene la costumbre de “tocar madera” para protegerse de algún “mal”), pero con el devenir del cristianismo se cambió el inconmovible roble por el abeto pues, según los misioneros, la forma triangular de la enramada correspondía al Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (los hindúes ya hablan mucho antes de Brahma, Shiva y Vishnú como de la trinidad celestial).

Este tres mágico caló muy bien en todas partes ya que era un número venerado por muchos pueblos miles de años antes de la venida de Jesús, y de esta manera bastante singular se impuso el abeto (su uso se generalizó a partir del siglo XVII desde la ciudad de Estrasburgo y de allí al resto del mundo) y con el correr de los siglos el pino.

Flor de Nochebuena

Su nombre náhuatl es tlazóchitl, que significa “flor que se marchita”, los aztecas la llamaban cuetlaxóchitl, pues para ellos simbolizaba la sangre de los sacrificios que los indígenas ofrendaban al sol para renovar sus fuerzas.

La flor de nochebuena o cuetlaxóchitl es originaria de México.

Durante la época de la Colonia, los mexicanos comenzaron a usarlas para engalanar sus nacimientos, adornar las iglesias y formar guirnaldas decorativas. Desde entonces, la Cuetlaxóchitl ha estado ligada a la Navidad en nuestro país.

La historia nos revela que el diplomático Joel Robert Poinsett, quien fue embajador de Estados Unidos en México de 1825 a 1829, conoció la Flor de Nochebuena cuando viajó una Navidad a Taxco y visitó la Iglesia de Santa Prisca, engalanada con las flores de Nochebuena. Quedó fascinado con su exótica belleza y llevó algunos ejemplares de la planta para cultivarlos y propagarlos en los invernaderos que tenía en su casa, en la población de Greenville, Carolina del Sur.

Poinsett ayudó a difundir la planta, enviando ejemplares a varios de sus amigos horticultores y a muchos jardines botánicos de Estados Unidos y Europa. A la Flor de Nochebuena se le conoce como Poinsettia en Estados Unidos y otros países de habla inglesa, en recuerdo de quien la propagara y popularizara como adorno de Navidad.

El Muñeco de Nieve

Un muñeco de nieve es una figura hecha de nieve condensada que tiene forma de hombre. La imagen de un muñeco de nieve está conectada popularmente con la Navidad y ligada a la cultura occidental. La construcción de un muñeco de nieve es un entretenimiento invernal para los niños en países y regiones en que abunda este elemento.

El Grinch

Dentro de su copo de nieve en lo más alto del monte Crumpit, al norte de la ciudad, un tipo cascarrabias que habita de preferencia en cuevas contempla a los Who, los habitantes de Whoville, mientras estos hacen sus frenéticos preparativos para las fiestas de Navidad.

Su sombría expresión se transforma en una mueca malévola cuando de repente se le ocurre una idea… una idea maravillosamente pérfida. Y es que no estamos hablando de un resentido cualquiera. No, se trata del astuto, malicioso, desagradable, intolerante e innoble Grinch. Y este Grinch está harto de la empalagosa alegría de sus vecinos y tiene una idea brillante: robar la Navidad.

Se basa en un famoso cuento para los niños de Estados Unidos titulado Cómo el Grinch robó la Navidad, de Theodore Seuss Geisel, publicado en 1957.

Su autor, Seuss, se negó a a conceder los derechos para su adaptación cinematográfica. Solo en 1966 cedió a que Chuck Jones realizase una versión en dibujos animados para la televisión de 26 minutos de duración. La película se pudó realizar gracias a su viuda, Audrey Geisel, quien supervisó minuciosamente el proyecto.

Ebenezer Scrooge (“Bah, humbug!”)

Es el protagonista de la novela de 1843 Cuento de Navidad de Charles Dickens. Es un hombre de corazón duro, egoísta y al que le disgusta la Navidad, los niños o cualquier cosa que parezca provocar felicidad.

La historia de Cuento de Navidad comienza en Nochebuena con Scrooge en su lugar de trabajo. El libro no especifica cuál es exactamente su negocio, aunque generalmente se asume que es banquero o algún tipo de prestamista. En algunas versiones modernas aparece como abogado. Sea cual sea su trabajo parece estar relacionado con la usura hacia gente de escasos medios.

Esto, junto con su falta de caridad y el trato despótico hacia su empleado Bob Cratchit parecen ser sus principales defectos. Scrooge siente una total repugnancia hacia los pobres sobre los cuales piensa que sería mejor que estuvieran muertos para “rebajar la población” que sobra y alaba los asilos para pobres de la época victoriana.

Siente un particular disgusto por las fiestas navideñas, su único acto de amabilidad hacia su empleado en estas fechas el darle el día libre por Navidad, aunque parece que lo hace por obligación social más que por auténtica amabilidad. Para él no es más que un día de dinero perdido.

Un día, en su casa, Scrooge recibe la visita de un espíritu misterioso que resulta ser el de su mejor amigo y socio Jacob Marley, que al iniciar el relato muere y posteriormente, le anuncia una tenebrosa profecía acerca del futuro del avaro y la llegada de los tres espíritus de la navidad. Scrooge no se asusta y desafía la predicción.

Con el tiempo aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Scrooge su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo; así como por su desmedido afán de enriquecerse.

El del Presente hace ver al avaro la actual situación de la familia de su empleado Bob Cratchit, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebra la navidad.

Luego el Espíritu le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso el sobrino de Scrooge, Fred, celebra la Navidad de una manera irónica pero alegre (debido a que los invitados no quieren la presencia del avaro). Al final el espíritu muestra a un par de niños de origen trágicamente humano: la Ignorancia y la Necesidad; posteriormente el espíritu desaparece inmediatamente a la medianoche.

El Espíritu del Futuro, mudo y de carácter sombrío, le muestra lo más desgarrador: el destino de los avaros: su casa saqueada por los pobres, el recuerdo sobrio de sus amigos de la Bolsa de Valores, la muerte de Tim Cratchit y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual Scrooge se horroriza finalmente e intenta convencer al espíritu de que está dispuesto a cambiar si le invierte el destino. Al final, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre generoso y amable.

El cambio lo vive el propio Scrooge cuando finalmente celebra la Navidad, hace que un jovenzuelo le compre el pavo y lo envíe para su empleado Cratchit sin dar a conocer quién lo mandó. Posteriormente sale a la calle para saludar a la gente con una Feliz Navidad y entra en casa de su sobrino Fred para festejar, causando asombro entre los invitados. Con respecto a Cratchit, finge reprenderlo por su llegada tarde al trabajo; le da un aumento de sueldo y va con él para ayudar a la familia y en especial a Tim en su tratamiento de la enfermedad, lo que al final causa felicidad en ellos.





Navidad todos los días

27 12 2008

christmas_tree

La epoca navideña es la temporada en la que la gente tiende a tener buenas intenciones con el projimo, tal vez por lo que representa, o quizas porque quedo grabado muy en el fondo del subconciente de todos nosotros el ejemplo de Ebenezer Scrooge el protagonista de Cuento de Navidad de Charles Dickens.

Lo importante aqui es que todos esos sentimientos y actitudes positivas deberian permanecer en nosotros todo el año, pero la realidad es muy contraria a lo que se desea y por eso todos hacemos nuestros propositos de año nuevo, pero sólo unos cuantos cumplen alguno que otro.

Y bueno, no quiero ser cursi ni solemne, por lo que a continuación dejo 5 motivos por los que deberia de ser navidad todos los días:

  1. Porque no hay trafico en la ciudad, por lo tanto los tiempos de translado entre uno y otro punto del area metropolitana son mucho más breves que en los días comunes.
  2. Porque los dueños de todo, o sea los ricos estan fuera de vacaciones paseando por Europa o los Estados Unidos, aunque bueno, por la crisis global tendran que conformarse con Acapulco, Los Cabos o Puerto Escondido que de todas formas no esta nada mal.
  3. Porque es un día festivo y nadie trabaja, imaginen que durante todo el año no tienen que presentarse a laborar y pueden permanecer siempre en su casa… claro, el ser humano tiende a aburrirse rapidamente de lo mismo siempre por lo que tarde o temprano tendra que buscarse un hobby, por ejemplo trabajar.
  4. Porque a los que nos toca trabajar en navidad nos pagan el triple ya que es festivo y además practicamente es medio turno, pagandonos más, gastamos más, es decir consumimos más y le damos más trabajo a los demás, un ejemplo, nos permitiriamos movernos de un sitio a otro en taxi en lugar del transporte publico, al taxista le alcanzaria para comer en un retaurant decente y no en los puestos de comida de la calle, el mesero del restaurant ganaria más y en lugar de comprar ropa o discos piratas comparia  articulos originales.
  5. y porque insisto, la gente tiende a ser más solidaria, más comprensible, lo que decia, en esta epoca tenemos más sentimientos y actitudes positivas.  Este punto es el más creible y facil de conseguir, pero por alguna razón es  tan alejado de la realidad como los otros cuatro. Pero es un hecho que la navidad no es una fecha (al igual que todas las otras fechas del calendario), la navidad es un estado de animo, una actitud, la navidad esta dentro de nosotros, deberiamos pensar seriamente en dejar ahí todo el año completo.




Día de muertos vs Halloween

1 11 2008

A finales de octubre aqui en México, se da el enfrentamiento de cada año por estas fechas sobre la importancia de mantener nuestras tradiciones de Día de Muertos por encima de las del Halloween extranjero, es decir, poner una ofrenda dedicada a nuestros difuntos con los alimentos y bebidas que más les gustaban, sin embargo los niños insisten en disfrazarse y salir a pedir dulces… y no se les puede culpar, es algo que les hace ilusión, es un juego divertido; estoy seguro que todos de niños salimos a pedir calaverita y a atragantarnos de caramelos y ya de adultos ponemos nuestra ofrenda con la fotografía del o los seres queridos que ya no estan entre nosotros.

El orígen de ambas tradiciones: Todos los santos y Samhain

Samhain: la última y más importante fiesta celta tenía lugar el 1 de noviembre. Este día significaba el día de año nuevo (siendo la víspera, el 31 de octubre, ), y a su vez indicaba que comenzaba una nueva etapa: el invierno.

El 31 de octubre, unos mil años antes de Cristo, el ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar. Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las “decoraban” con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo. Era la noche en que la puerta que separaba el mundo de los vivos del Más Allá se abría y los espíritus de los difuntos hacían una procesión en los pueblos en los que vivían. En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.

Originalmente el Truco o Trato era una leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra, si no toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente “truco o trato”. La leyenda asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que éste tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de Jack O’Lantern, con el que se conocen a las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer “truco”, que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda.

Desde Italia, tomando los dominios celtas, llegaron los romanos a las Islas Británicas (46 A.C). Éstos ya tenían ocupados los últimos días de octubre y principios de noviembre con festividades que llamaban “Las Fiestas de Pomona”, dedicadas a la diosa de los árboles frutales (era algo así como la vendimia o celebración de la cosecha), por lo que se mezclaron frutas con malos espíritus para celebrar este día. Las manzanas eran muy populares y pronto fueron parte de las celebraciones. La invasión de los Romanos dio como resultado la mezcla de la cultura Celta. Con la evangelización, su religión llamada Druidismo, terminó por desaparecer en la mayoría de las comunidades Celtas a finales del siglo II.

Sobre la religión de los Druidas, no sabemos mucho pues no escribieron sobre ella, todo se pasaba de generación en generación. Sabemos, que las festividades del Samhain se celebraban a la mitad del equinoccio de otoño y el solsticio de invierno con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de “los espíritus” y con ello se iniciaba el año nuevo Celta. Esta fiesta de los espíritus ere una de sus fiestas principales pues celebraban lo que para los cristianos sería el “cielo y la tierra” (conceptos que llegaron solo con el cristianismo). Para ellos el lugar de los espíritus era un lugar de felicidad perfecta en la que no había hambre ni dolor. Los celtas celebraban esta fiesta con ritos en los cuales, los sacerdotes druidas, sirviendo como “médium”, se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortal. Se dice que los “espíritus” de los ancestros venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares.

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a “Todos los Mártires”. Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (+615) transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (panteón) en un templo cristiano dedicándolo a “Todos los Santos”, a todos aquellos que nos habían precedido en la fe. La fiesta en honor de Todos los Santos, inicialmente se celebraba el 13 de Mayo, pero fue el Papa Gregorio III (+741) quien la cambió de fecha al 1º de Noviembre, que era el día de la “Dedicación” de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de “Todos los Santos” se celebrara universalmente. Por ser una fiesta muy popular se acostumbró celebrar también una víspera (palabra que en inglés se traduce Eve) la noche anterior, a la que se le llamó “All Hallows’ Eve” (Víspera de Todos los Santos) el 31 de Octubre. Debido a la costumbre inglesa de contraer los nombres para una pronunciación más rápida y directa, se tradujo como: “All Hallow’s Even”. Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a “All Hallowed Eve”, posteriormente cambio a “All Hallow Een”, esto derivó en el definitivo “Halloween”, aunque la fiesta religiosa original nada tiene que ver con la celebración del Halloween actual, con disfraces y dulces para niños.

Esta vigilia, resultó sin embargo, coincidir con la celebración pagana de Samhain el 31 de octubre, final del año celta. La apertura dimensional entre el mundo tangible y el mundo de las tinieblas. Y que no tiene que ver con la fiesta cristiana de Todos los Santos.

La fiesta fue exportada a los Estados Unidos por emigrantes sobre todo irlandeses en el siglo XIX, más o menos hacia 1846.

El Día de Todos Los Santos es una solemnidad cristiana instituida en honor de Todos los Santos, conocidos y desconocidos, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.

Asi pues, el Samhain es la festividad de origen celta más importante del periodo pagano que dominó Europa hasta la evangelización del cristianismo, en la que se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Ha sido practidada desde hace más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa.

Orígen del Día de Muertos

El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos el 2 de noviembre, comienza el 1 de noviembre, y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. Es una festividad mexicana y centroamericana, se celebra también en muchas comunidades de Estados Unidos, donde existe una gran población mexicana y centroamericana. La UNESCO ha declarado esta festividad como Patrimonio de la Humanidad. El Día de los Muertos es un día festejado también en el Brasil, como Dia dos Finados.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha, nahua y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos era conmemorado el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.