Termino la crisis… al menos la mía

6 08 2009

nautrosferaEn estos tiempos y desde hace muchos años en los que hemos estado inmersos en una crisis de identidad más por la globalización que por otra cosa, un factor reciente nos amarga la cotidianidad, en lo que va de todo este año y buena parte del anterior una discreta crisis económica nos a venido golpeando a unos y a los otros ni cosquillas les hace.

La realidad es que me quede sin trabajo por lo que tuve que tomar casi todo un mes sabático, tiempo en el que ni ganas me daban de postear nada, de hecho desde que supe que perdería mi única fuente de ingresos no me daban ganas, y por si fuera poco, la Ciudad de México se enfermo de influenza sumiéndonos en una profunda crisis de salud de la que por suerte al parecer ya salimos pero no sin antes contagiar al mundo entero, cosas modernas de la globalización.

Y cuando nos decían no salgan de sus casas para no arriesgarse a pescar el virus, un fuerte temblor que nos trajo a la memoria aquel terremoto del 85 nos hizo salir a las calles hundiéndonos por unos instantes en una crisis emocional, no conformes gobierno y medios nos advierten sobre las probabilidades de caer en una crisis social…

Yo no se ustedes pero yo ya salí de mi crisis, la peor de todas, la que traía por dentro, a pesar de todo y con mucha facilidad pude conseguir un nuevo empleo, no me puedo quejar, la crisis que hacia mella en mi actitud termino. Todos pasamos por crisis independientemente de las que nos hablan los medios de información, todos llegamos a tener alguna crisis de familia, crisis de pareja, crisis laboral, crisis de lo que sea, lo importante es hacer a un lado esa sombra que no nos deja seguir adelante, tenemos que motivarnos y contagiar de esa especie de virus positivo a nuestros hijos y a los que nos rodean, no hacer caso de crisis imaginarias que tienen solución en un simple intercambio de palabras, hablar, transmitir ideas, que maravillosa solución.





Tiempos tres veces más dificiles

28 04 2009

epidemia_de_panico

Si a los tiempos difíciles le sumamos más tiempos difíciles y además momentos difíciles, entonces lo unico que obtendremos es una perspectiva muy pesimista del porvenir, asi entre la incertidumbre de una situación económica bastante desalentadora con esta crisis mundial en la que México, nuestro país, es el más afectado a nivel latinoamerica, y por si fuera poco, de pronto un brote del virus de la influenza que en unos cuantos días a paralizado todo en esta ciudad, nadie va a la escuela, cancelaron conciertos, los partidos de fútbol se juegan a puerta cerrada, restaurantes, cines y museos entre otros han dejado de laborar, sólo las tiendas de auto-servicio parecen beneficiadas con todo esto y eso por aquello de las compras de pánico, los tapabocas se han convertido en artículo de primera necesidad y también los primeros en escasear, de pronto casi todos en la calle lo usan, desde que se inicio, día tras día cada vez más gente los usa, al principio veíamos raro a quien lo traía puesto, ahora a quien vemos raro es a todo aquel que no lo lleve, si alguien estornuda o tose despierta nuestra paranoia y le damos la vuelta.

Ayer por si no fuera suficiente, poco antes del medio día se registro un sismo de 5.7 grados que nos hizo recordar el temor posterior que aun permanece en nuestro subconsciente después del temblor del 19 de septiembre de 1986, lo que nos faltaba.

Pero a pesar de toda esta incertidumbre, nos quedamos con nuestra familia, con los seres que amamos, con la esperanza de que todo esto pasará, que lo superaremos, y valoramos lo importante de cuidar nuestra salud, de cuidar a los que queremos…

RECOMENDACIONES A LA POBLACIÓN EN GENERAL

Mantenerse alejados de las personas que tengan infección respiratoria.

No saludar de beso ni de mano.

No compartir alimentos, vasos o cubiertos.

Ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.

Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, manijas y barandales, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.

En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, se deberá de acudir de inmediato a su médico o a su unidad de salud.

Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.

Comer frutas y verduras ricas en vitaminas A y C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Evitar exposición a contaminantes ambientales.

No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.

Acudir al médico inmediatamente si se presentan los síntomas.

Imagen de flickr.com





Una solución

7 04 2009

Muchas veces estamos de mal humor o estresados, otras, estamos tristes, sufriendo, lamentandonos…

…Y dejamos de ver la belleza que hay en la vida, no sabemos buscar en lo poco que tenemos, ese poco de felicidad que nos alegre la existencia, en ese poco de aire que respiramos, en ese poco de cielo que contemplamos, en un poco de sol que nos da.

Nos olvidamos de encontrar en nuestros seres queridos un poco de felicidad hoy y otro poco mañana, cuando mañana sea un hoy, y en ese poco de felicidad en cada día, encontraremos felicidad suficiente en toda nuestra vida.





Un problema

31 03 2009

Hablo por mi pero creo que más de uno pensará lo que yo, si, como todo mortal le temo a la muerte, pero más que a la mía misma, a la de los seres que quiero; recuerdo que antes de fallecer mi madre quien en unas cuantas horas cumple dos años de habernos dejado, tenia la horrible inquietud de ese momento, no quería que llegara jamás y procuraba no pensar en el asunto, en esos días era la persona más importante de mi vida y sabía que llegado el momento sería muy doloroso, y lo fue; sin embargo ahora es un poco peor, o mejor dicho, tres veces peor, tengo una esposa y dos hijos y no quisiera pasar por la experiencia, sólo lo siento por ellos cuando me vaya antes, así lo espero…

Pienso en esto porque en unas horas serán dos años sin mi madre, por lo regular no pienso en esto, y si pienso en ella cuando estaba con nosotros, conmigo, si acaso recuerdo cuando mi esposa me dijo que la viera después de su último momento, en su ataúd, decía que se veía en paz, no quise, porque no la quería recordar así, sin vida, quería tener sólo recuerdos de ella estando viva, tengo si acaso el recuerdo de su último apretón de manos unos días antes cuando la vi, el recuerdo de sus ojos mirándome, el de su beso en mi mejilla al despedirnos, pero pienso más en el resto de vivencias que compartimos, en los buenos momentos, no tanto como un recuerdo, sino como un pensamiento permanente que me recuerda lo importante que es disfrutar mi vida con mis seres queridos…

Sólo por hoy pienso en eso de perder a quienes se ama, que la muerte, esa si es un problema, uno que no tiene solución, lo demás… todo tiene solución.





Reseña de uno que no fue

17 03 2009

Kraftwerk

Estoy decepcionado porque a pesar de la cantidad de información que tenemos disponible, en ocasiones ni nos enteramos de aquellas cosas que son importantes para nosotros. Así justo ayer me entere que antier en el concierto que dio Radiohead en el Foro Sol,  aca en el D.F., quien abrio fue ni más ni menos que Kraftwerk.

Absurdo!, no?.

Radiohead esta en mi lista de los 25 mejores grupos (junto a Kraftwerk por supuesto, U2, Depeche Mode, Queen, Nirvana, R.E.M., The Cure, Duran Duran, y Coldplay entre otros), los descubrí con su Creep del Pablo´s Honey, después de ese primer disco fui perdiendo el interés en ellos hasta que escuché No Surprises del OK Computer, luego Kid A y en fin, lo malo de que a uno le gusten tantos es que la situación economica no da para ir a todos los conciertos que uno quisiera, además de que en este caso en particular terminaron por agotarse todos los boletos y en la reventa se podían conseguir hasta en $3,500.00, malditos revendedores y maldita crisis.

Me lamenté mucho no estar ahí, más por Kraftwerk, pero ya más tranquilo pienso en eso de estar en un concierto junto a otros 55 mil, tratando de ver por encima de las cabezas de los que están enfrente, sin contar que el Foro Sol suele tener problemas con el audio (nada como el Auditorio Nacional), recuerdo que en el concierto de Depeche Mode en el 2006 ahí mismo el estar al frente no me garantizó disfrutar al 100%.

En cambio, el concierto que más he disfrutado fue justamente el de Kraftwerk en la Carpa Forma a finales del 2004, era un lugar pequeño pero que fue suficiente para los pocos mortales que nos encontrábamos ahí esa noche, ante los padres de la música electronica.

Afortunados los que en el concierto de Radiohead tuvieron la oportunidad de contemplarlos y escucharlos, incluso aquellos que ni siquiera sabían de quien se trataba.

Al menos, nos queda a los que no estuvimos ni ayer, ni antier, los vídeos que han subido a YouTube.





Y en la guerra ¿quiénes son los malos?…

9 01 2009

blanco1

Ya en alguna ocación no hace mucho mencione en este blog el impacto que tiene la violencia sobre nuestras vidas, desde el principio de la humanidad y en nuestra cotidianidad, violencia a la que estamos expuestos aleatoriamente en las grandes ciudades, pero cuando esta violencia toma la forma de guerra como la que se esta desarrollando desde hace un par de semanas entre Israel y Hamas, pareciera que no hay forma de huir de ella.

Estar en una zona de conflicto como esa es la más terrible de las experiencias, mil veces más de lo que siquiera podamos tratar de imaginar, aquí ya no importa desde cuando  existe el problema que detono ese infierno en tierra santa, no importa si Israel o Hamas tienen la razón, ¿cuál de los dos es el bueno y quién es el malo?…

Esa pregunta si tiene una respuesta:

Los malos son Israel y Hamas, los buenos, son todas las victimas inocentes que mueren día con día violentamente en ambos lados incluyendo niños.

Así que seria mejor darle una tregua a la ambición no sólo de aquellos que forzaron esta guerra, sino también a la nuestra si es que se trata de una ambición mala y negativa por muy buenos que parezcamos a los demás, ¿que esto último que dije no tiene nada que ver con lo primero?, sin duda son gentes comunes las que causaron esa guerra y desde hace cientos de años, si uno por uno todos aquellos hubiesen sacado de sus corazones esa horrenda ambición que a tomado forma gracias a su poder, seguramente  en su lugar habría paz y tranquilidad.

Quien sabe, tal vez la ambición de unos cuantos hoy, destruya las vidas de nuestros descendientes en algún futuro.





Un cero a la izquierda

15 11 2008

kilometro-cero

Alguna vez hemos escuchado la expresión un cero a la izquierda, que se refiere a alguien que no vale nada, que no es nada, que es inútil, pero nunca nos hemos puesto a pensar en su importancia, poco sabemos de su origen e historia, así que para que no seamos un 0 a la izquierda y recurriendo un poco a la sabiduría de la Wikipedia, enseguida algo de información al respecto:

El cero apareció por primera vez en Babilonia, como puede comprobarse en las tablillas de arcilla que se remontan al año 2000 a. C. En el Antiguo Egipto se utilizó el signo nfr para indicar el cero (Papiro Boulaq 18, datado ca. de 1700 a. C.)

Los babilonios escribían en arcilla sin cocer, sobre superficies planas o tablillas. Su notación era cuneiforme. En tablillas datadas en el año 1700 a. C. se ven anotaciones numéricas en su particular forma; este sistema no se parecía al actual de base 10, pues los babilonios utilizaban un sistema en base 60, y con esa notación no era posible distinguir el número 23 del 203 o el 2003. Alrededor del 400 a. C., los babilonios comenzaron a colocar símbolos de dos cuñas en los lugares dónde en nuestro sistema escribiríamos un cero, que en realidad se leía 2”3 (dos, varios, tres). Esta ambigüedad no pareció preocupar a los babilonios.

Las dos cuñas no fueron la única forma de mostrar las posiciones de vacío o cero, en una tablilla encontrada en Kish, antigua ciudad de Mesopotamia al este de Babilonia, se lee una notación de tres ganchos. Estas tablas están datadas en el 700 a. C. En otras tablillas se usa un solo gancho y, en algunos casos, la deformación de éste se asemeja un cero tal como lo conocemos hoy.

El cero, tal y como lo conocemos nosotros, surgió en Mesoamérica y fue creado por las civilizaciones mesoamericanas antes de la era cristiana, por la Civilización Maya y, probablemente, fue utilizado antes por la Civilización Olmeca. El primer uso documentado mostrando el número cero corresponde al año 36 a. C., haciendo uso de la numeración Maya.

Claudio Ptolomeo en el “Almagesto”, escrito en 130 d. C., ya usaba el valor de “vacío” o “0” en conjunción del sistema babilónico. Ptolomeo solía usar el símbolo entre dígitos o al final del número. Podríamos concluir equivocadamente que el cero habría arraigado sus raíces entonces, pero lo cierto es que Ptolomeo no usaba el símbolo como número sino que lo consideraba un signo de puntuación. Este uso no fue extendido y pocos se sumaron a él para desvanecerse en la Historia.

Algunos siglos después el cero apareció también en la India, bajo el Imperio Gupta. Alrededor del año 650 el cero ingresa a la Matemática india. El cero se usaba por los indios para denotar un lugar vacío. Algunas evidencias dan cuenta de un parámetro de lugar vacío en números posicionales desde el 200 en India, pero varios historiadores rechazan esta teoría tratándolas como falsificaciones.

En el 500, Aryabhata, crea un sistema numérico que no tenía cero y era un simple sistema posicional. Se usó la palabra “kha” para la posición cero y posteriormente el mismo cero adoptaría ese nombre. En ocasiones se usaba un punto en los primeros manuscritos indios para mostrar un espacio vacío en la notación posicional. Pero muchos historiadores objetan estas fuentes como reales del cero al comprobarse que el punto también se usaba para mostrar algo desconocido, lo que usualmente sería una “x” para la Matemática moderna.

El primer registro cierto del uso del cero indio está datado en el año 876. Esta datación es la única en la que hay acuerdo. Los hindúes, lo utilizaron como cifra en el siglo X (900 d. C.), pero fueron los árabes quienes lo introdujeron en Europa.

El primer matemático importante que hizo uso del signo “0”, hacia el año 810 de nuestra era, fue el árabe Muhammad ibn Mūsā al-Jwārizmī, cuyos escritos han llegado hasta nuestros días.

La palabra “cero” proviene de la traducción de su nombre en sanscrito “shunya” (vacío) al árabe “sifr” (صفر), a través del italiano. La voz española “cifra” también tiene su origen en “sifr”.

El cero es un número nulo el cual se simboliza de tal manera(0). El número cero(0) no es ni positivo ni negativo solo es un número neutral.

Cero en la suma

En la suma, el cero es el elemento neutro, es decir, cualquier número a, sumado con 0 vuelve a dar a. Ejemplo: 25+0=25

Cero en la multiplicación

En el producto, el cero es el elemento absorbente, cualquier número operado con 0 da 0. Ejemplo: 25×0=0

Cero en la división

Entre las controversias que existen sobre el cero, una de ellas es sobre la posibilidad de dividir por él; hasta llega a dudarse sobre si el cero puede dividir a otro número. Acrecienta la confusión cuando se analiza la división por cero en el contexto de los límites y en el contexto de los números enteros. El problema es que se utiliza la mismas palabra, división, para referirse a distintas cosas (aunque en el fondo tengan el mismo origen). Es así como son ciertas las afirmaciones: “0:0 no esta definido” , “0/0 es indeterminado” y “0|0 (cero divide a cero)” pero cada una en su contexto.

Año cero

No existe el Año cero ni en el calendario gregoriano ni en el juliano. El Año 1 a. C. inmediatamente precede al año 1 dC. (podemos ilustrarlo así: después del 31 de diciembre del año 1 a. C. comenzó el 1 de enero del año 1.d.C.).

Los historiadores adoptaron esta convención a partir de su utilización por San Beda en su Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum (Historia eclesiástica del pueblo inglés, de 731). Beda no utilizó el cero debido a que los años se cuentan a partir de uno y no de cero. Él conocía bien el número cero, dado que cero fue la primera epacta del ciclo de 19 años utilizado para calcular la fecha de la Pascua, tal como explicó en su obra De Temporum Ratione (Sobre el recuento del tiempo, de 725).

La palabra latina nullae, que significa nada se utilizó para nombrar esta epacta, mientras que el resto de las epactas fueron numeradas con cifras romanas.

Año 0 en calendario juliano proléptico

Los astrónomos inventaron el año cero para normalizar la cronología. El calendario que lo utiliza se llama calendario juliano proléptico. Esta decisión implica un desfase de los años anteriores: El primer año antes de Cristo corresponde al año cero, 2 a. C. corresponde al año -1, 3 a. C. a -2,… y en general n a. C. a -n + 1.

Existen dos razones para usar el año 0:

1. Facilita los cálculos: tomemos una persona nacida en el año 32 a. C. y muerta en el año 15 d. C. ¿Cuál es la duración de su vida?

de 32 a. C. a 1 a. C. hay 31 años,
de 1 a. C. a 1 d. C. hay 1 año,
de 1 d. C. a 15 d. C. hay 14 años.
En total 31 + 1 + 14 = 46.
Si interpretamos 32 a. C. como el año -31, entonces su edad al final de su vida se calcula tomando la diferencia entre las fechas de su muerte y de su nacimiento: 15 – (-31) = 46.

2. Se sabe hoy en día que Jesús de Nazaret no nació en el año que sirve de inicio de nuestro calendario, sino unos 5 ó 7 años antes (aunque existe cierta controversia al respecto del año exacto).

Hay dos razones para no hacerlo:

1. Si modificáramos todas las fechas antes de Cristo se introduciría una confusión adicional sobre todas las fechas históricas publicadas.

2. Si usáramos el sistema de numeración con inicio 0, deberíamos tener el año 0, el siglo 0, el milenio 0, etc.

Ahora, el cero según Benedetti:

Cero

Mi saldo disminuye cada día
qué digo cada día
cada minuto cada
bocanada de aire

muevo mis dedos como si pudieran
atrapar o atraparme
pero mi saldo disminuye

muevo mis ojos como si pudieran
entender o entenderme
pero mi saldo disminuye

muevo mis pies cual si pudieran
acarrear o acarrearme
pero mi saldo disminuye

mi saldo disminuye cada día
qué digo cada día
cada minuto cada
bocanada de aire

y todo porque ese
compinche de la muerte
el cero
está esperando

Mario Benedetti