Yo fui testigo de cuatro diferentes eras

21 04 2009

Tuve la suerte como tantos otros de vivir cuatro eras diferentes, la de los LP´s, la de los KCT´s, la de los CD´s y por supuesto la de los MP3.

Mi primer sueldo por ahí de los 14 o 15 años en los 80´s fue para comprar mi primer disco y así cada sábado después de cobrar me iba directo a una tienda de discos a escoger el Lp que yo quisiera.

Recuerdo que en los 70´s mi hermano mayor tenia una especie de portafolio gris que al abrirlo era ni más ni menos que una tornamesa, obviamente a pesar de poderse transportar con tanta facilidad tenia la desventaja de que no podría ser usado en cualquier sitio, por ejemplo en el camión, no recuerdo pero seguro usaba en todo caso aquellas enormes pilas tipo A, a pesar de ello seguramente brincaría la aguja en cada tope; fue hasta la llegada de los famosos Walkman cuando todos pudimos transportar nuestra música, llevándola a donde fuera, para los viajes en camión estaban las grabadoras, no todos teníamos una de esas pero definitivamente llevábamos cassettes para que el propietario de la grabadora nos hiciera el favor de ponerlo.

Los discos y los cassettes se complementaban maravillosamente gracias a la posibilidad de poder grabar una cinta con las mejores canciones de nuestra colección de long plays o simplemente con nuestras favoritas; por desgracia la calidad de las cintas no era buena y entre el scratch de los discos y el hiss de los kcts más las ralladuras en los primeros y las cintas enredadas en las reproductoras de los segundos, les proporcionaban un tiempo de vida en ocaciones muy corto.

Durante muchos años en las tiendas de discos convivieron los Lps y los cassettes, la belleza del arte en las portadas no los dejaba desaparecer, hasta que ambos perdieron la batalla ante las enormes ventajas de los Cds, un formato de mejor calidad y de mayor capacidad, además de una gran durabilidad, los nostálgicos insisten en que prefieren el sonido de los Lps, por lo que aún hoy se pueden obtener ediciones en vinilo y hasta más caras que en Cd, un autentico lujo.

Sin embargo desde hace algunos años aparecería un nuevo formato que superaría todas las expectativas, uno sin forma, etéreo, por definirlo de alguna forma, el Mp3…

Y ahora tenemos la posibilidad de reproducir un promedio de 250 canciones en un pequeño reproductor de 1 Gyga, o en un diminuto Memory Stick para nuestro celular, sin scratch ni hiss, las que nosotros elijamos.

Antes grabar de un disco a un cassette tomaba el tiempo real de cada canción a grabar, hoy pasar una canción de un Cd a nuestra computadora es cuestión de segundos, igual que de celular a celular vía Bluetooth, manteniendo la calidad del audio.

El Mp3 carece de la posibilidad de ser identificado físicamente a diferencia de los Lps, los Kcts y los Cds, de hecho, yo diría que el Mp3 es la esencia, el alma y espíritu de la música.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: