Tres tipos de paradojas

7 11 2008

escher

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos detenido a observar a las hormigas que corren apresuradas por el piso, y hemos notado esos movimientos rapidos, mientras que en otro momento de nuestra existencia, observamos la lentitud con la que se mueven los elefantes, y aunque los primeros viven un tiempo mucho menor que los segundos, al final es muy posible que el tiempo rapido de la hormiga se ajuste al tiempo lento del elefante, un equivalente a nuestro tiempo humano, es decir, todas las formas de vida es probable que su lapso de existencia sean en promedio similares, haciendo la diferencia, el tamaño de cada ser viviente o incluso circunstancia que rodea. Es como cuando uno hace algo que le gusta… el tiempo se pasa volando, pero cuando estamos aburridos, parece una eternidad.

Fedor Dostoievski explicaba que: La realidad es infinitamente diversa, escapa a las deducciones ingeniosas del pensamiento abstracto, no soporta la clasificación estrecha y exacta, la realidad tiende al fraccionamiento perpetuo, a la variedad infinita.

Una paradoja es lo opuesto a lo que uno considera cierto. Un ejemplo, en el espacio los relojes de los satélites se mueven más despacio que los de la Tierra, otro más, la paradoja de los gemelos:

Con 25 años, el astronauta se embarca en una nave espacial que viaja a una velocidad muy próxima a la de la luz (hoy en día las velocidades asequibles son mucho más bajas). Tras cinco años de viaje, el cosmonauta vuelve a la tierra y encuentra que su hermano gemelo ¡ya tiene 75 años! Según las ecuaciones de la relatividad este escenario no es ciencia-ficción. Sencillamente, el tiempo ha pasado “más rápido” en la Tierra que en la nave.

Otro tipo de paradoja se refiere a viajes en el tiempo, en base a la teoría que dice que el espacio es curvo y que, de esa forma, nuestro universo, plegado varias veces sobre sí mismo, podría estar conectado a otros múltiples universos paralelos a través de “túneles del tiempo”, fabricados por los agujeros negros y por los agujeros de gusano. Sobre esta idea existe la siguiente paradoja:

Jane, una recién nacida, es abandonada en un orfanato en 1945. En 1963 conoce a un vagabundo, se enamora de él y queda embarazada. El vagabundo la abandona y durante un parto difícil, los médicos descubren que Jane es hermafrodita (tiene ambos sexos) y se ven obligados a convertirla en hombre para salvarle la vida.

Alguien rapta al bebé y Jane (hombre) quien se da a la bebida y se vuelve vagabundo. En 1970 conoce en un bar a un amable anciano, al cual le cuenta la tragedia de su vida. El anciano le ofrece la posibilidad de viajar al pasado y vengarse del vagabundo que la abandonó. Jane regresa a 1963 y se enamora de una joven huérfana, a quien luego deja embarazada. Nueve meses despues, el anciano llega del futuro, rapta al bebé de Jane y lo deposita en un orfanato en 1945. Luego lleva a Jane a 1985. Con el tiempo Jane se reforma y se dedica a viajar en el tiempo; y ya anciano, conoce a un vagabundo en un bar. En conclusíon todos los personajes son la misma persona.

Sin embargo una paradoja mucho más realista es aquella que nos explica que lo que tiene que ocurrir, ocurrirá, porque es inevitable, y que se describe en esta maravillosa paradoja de la proximidad:

El rabino Eisik, hijo del rabino Jekel, habitante del ghetto polaco de Cracovia, soñó una noche que debía viajar a Praga, la distante capital bohemia, donde lo esperaba un tesoro oculto, enterrado bajo el puente principal de la ciudad que conducía al castillo de los reyes. La nitidez del mensaje onírico lo perturbó durante algunas horas, pero muy pronto lo dejó en el olvido. La vida diaria resultaba muy laboriosa y el rabino era un hombre pobre que requería trabajar para ganarse el pan. La anécdota no lo hace explícito; sin embargo, ha de inferirse que los sueños no representaban una dimensión importante para él.

Después de algunas noches sin recordar nada a la mañana siguiente, el rabino volvió a soñar el mismo sueño. Otra vez se le apremiaba para que dejara su ciudad y fuera en busca de ese tesoro prometido. Y aunque de nuevo el tiempo de todos los días evaporó la urgencia del requerimiento soñado y deshilvanó la sorpresa de su vigilia, mucho más perturbadora que en la primera ocasión, Eisik comenzó a creer que el sueño contenia un llamado concreto y desatenderlo podria resultarle fatal. Consultó el asunto con un viejo rabino y este le confirmó que aquella era una vía utilizada por el espíritu para comunicarse con los hombres e instruirlos al dormir. Luego pasaron los días y esto lo olvido.

Dos llamados, dos omisiones. El rabino Eisik mantuvo su rutina cotidiana, sin embargo, otra vez se repitió el sueño y tras la tercera llamada, lió los bártulos valerosamente y se puso en camino. El viaje fue dificultado por su pobreza y al llegar a Praga, se encontró con que había varios centinelas en el puente sugerido en su sueño, que lo custodiaban día y noche; así que no se atrevió a cavar. Se limitó a ir cada mañana a merodear por el lugar hasta el anochecer, mirando el puente, observando a los centinelas y estudiando discretamente la albañilería y el suelo, hasta que tanta persistencia llamó la atención a un capitán de la guardia.

El oficial, extrañado ante la persistencia, se acercó a él y le preguntó cortésmente si había perdido algo, o quizá esperaba la llegada de alguien. El rabino Eisik le contó con sencillez y confianza el sueño que había tenido. El oficial se echó hacia atrás con una carcajada. “¡Mi pobre amigo!, ¿de verdad?” dijo el capitán, “¿y has gastado tu calzado viniendo hasta aquí por un sueño? ¿Quién en sus cabales creería en un sueño? Pues te voy a decir una cosa: si yo creyese en los sueños, ahora mismo estaría haciendo exactamente lo mismo que tú. Habría hecho la misma peregrinación, sólo que en dirección contraria, aunque sin duda con el mismo resultado. Deja que te cuente mi sueño”. Era un oficial amable a pesar de sus fieros bigotes, y el rabino sintió simpatía hacia él. “He soñado” dijo el oficial de la guardia, “que una voz me hablaba de Cracovia, y me ordenaba que fuese allí y buscase un gran tesoro que había en casa de un rabino judío llamado Eisik, hijo de Jekel; que encontraría el tesoro enterrado en un sucio rincón detrás de la estufa, ¡Eisik, hijo de Jekel!” volvió a reír el capitán con los ojos chispeantes, “Imagínate: ir a Cracovia… y ponerme a derribar las paredes de todas las casas del ghetto: porque la mitad de los hombres se llamarán sin duda Eisik y la otra mitad Jekel! ¡Eisik, hijo de Jekel, nada menos!” y siguió riéndose de esta broma maravillosa. El modesto rabino escuchó con atención; luego, tras una profunda inclinación, y dar las gracias a su desconocido amigo, emprendió a toda prisa el largo regreso a su casa, cavó en el rincón abandonado de la estufa, y encontró un tesoro que puso fin a su miseria; y con una parte del dinero, erigió una casa de oración que aún hoy lleva su nombre.

Así, pues, no está lejos el tesoro que pone fin a nuestra miseria y nuestros agobios. No hay que buscarlo en ninguna región lejana; está enterrado en nuestra propia casa, o sea, en nuestro propio ser. Se halla detrás de la estufa, detrás del centro que da calor y vida a la estructura de nuestra existencia, en lo más recóndito de nuestro corazón… con tal que podamos cavar.

Pero lo cierto es que sólo después de un viaje fiel a una región distante, a un país extranjero, a una tierra extraña, se nos puede revelar el significado de la voz interior que debe guiar nuestra empresa. Y junto con este hecho persistente y singular hay otro, a saber: que quien nos revela el significado de nuestro mensaje interior ha de ser un desconocido, de otro credo y de una raza extranjera. El capitán bohemio del puente no cree en las voces interiores ni en los sueños; sin embargo, revela al desconocido llegado de lejos el mensaje que termina con sus tribulaciones y da cumplimento a su búsqueda. Tampoco hace esto de manera intencionada; al contrario, entrega el trascendental mensaje de manera inadvertida, al hablar especialmente del suyo.

No se mal interprete esto, ello no se refiere a no perseguir nuestros sueños hasta alcanzarlos, tan sólo reflexiona sobre lo fundamental que es buscar en nuestro interior, ¿qué?, la felicidad. Es como aquellos que tienen una hermosa familia en casa y sin embargo salen afuera a conquistar corazones que les den una ilusión de dicha, teniendo cerca la fuente de alegría.


Acciones

Information

2 responses

31 12 2011
panchote

woooow

19 07 2013
Jaime alarcon

Me parece muy interesante el hecho de que la mente unida al universo pueda crear espacio idilicos donde el ser humano pueda juegar a hacer un Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: